Creativity,
Technology
& Business
14, 15, 16, 17
June 2017
Barcelona
Noticias

Glassworks: ‘testeando’ a la gente en Sónar+D

01/02/2016

Glassworks es uno de los estudios de creación interactiva más interesantes del panorama europeo actual. Especializados en entornos gráficos tridimensionales cuentan con sedes en Londres, Ámsterdam y desde 2011, Barcelona. Las sofisticadas experiencias que desarrollan han estado presentes en MarketLab desde el nacimiento de Sónar+D en 2013. Para el ingeniero Xavi Tribó: “Pensamos en un reto que pueda realizarse allí del que podamos sacar el máximo rendimiento en cuanto a la tecnología utilizada, como está pensada la instalación y del feedback y comportamiento del público. Aparte de probar tecnologías, Sónar+D nos permite observar a la gente. Cuales son sus reacciones, qué sensaciones tienen, cual es su circuito natural dentro de la instalación más allá de lo que nosotros podamos prever o programar… tomamos muchísimas notas que después utilizaremos desde el punto de vista publicitario”.

Tribó es el alma de Xavi’s Lab, la particular división de I+D de Glassworks, un espacio para experimentar con diferentes ingredientes tecnológicos. Tal y como explica él mismo: “Los proyectos han de tener un componente de tecnología emergente, unas cuantas líneas de código y la intención de despertar algo artístico. En el fondo, Xavi’s Lab es como una pequeña start-up dentro de Glassworks”.

Con esta inquietud y con su afición por programar, Xavi Tribó, empezó a realizar piezas interactivas en una serie de fiestas llamadas “Artworks” que el estudio barcelonés organiza para establecer lazos entre clientes y amigos. “Queríamos ofrecer al público alguna cosa entretenida y sorprendente más allá de la coctelera y el disc jockey. También nos estábamos dando cuenta de que el perfil de nuestros clientes estaba cambiando. Hemos pasado de estar solicitados por productoras a trabajar para agencias que buscan recursos para explicar historias de una manera diferente”.

Así, con el ánimo de experimentar y aprovechando la celebración de una de estas fiestas, Xavi crea la pieza “Fan Box”, una urna de cristal con bolitas de poliestireno que al ser elevadas por una serie de ventiladores, forman un movimiento fluido similar al de una ola o un ecualizador. El éxito de la instalación lo animó a crear más cosas.

“Yo soy ingeniero, nunca había desarrollado nada artístico” –explica Xavi Tribó– “pero me gusta programar y descubrir que podía utilizar la programación para hacer cosas artísticas me abrió un mundo que  no imaginaba. Me explotó la cabeza”.

La primera vez que Glassworks tuvieron presencia en Sónar+D fue en 2013, donde presentaron Cube Pix, una instalación interactiva que utiliza la proyección de mapping en tiempo real y que proporciona resultados espectaculares utilizando una tecnología aparentemente sencilla: cubos de cartón, proyector, Kinect, placas de Arduino y 64 servomotores. Los usuarios tienen la oportunidad de influir en el movimiento e iluminación de las cajas.

En 2014 volvieron con Pan Me, una instalación que permitía interpretar música de manera colectiva utilizando los movimientos de la cara. Mediante 4 iPads y con un programa de seguimiento del movimiento facial, los usuarios podían activar distintos parámetros de Ableton Live e interactuar entre sí. Este proyecto, estrenado en Sónar+D, ha tenido varios spin-offs, como por ejemplo “Pay per Laugh”, una iniciativa de la compañía Teatreneu en la que se instalaron iPads delante de cada butaca del teatro con la aplicación de reconocimiento facial de Pan Me, que registraba las sonrisas de la gente y al final los espectadores únicamente pagaban por la cantidad de veces que habían reído. Este proyecto ha recibido más de 40 premios internacionales en las categorías de interactividad y aplicaciones móviles.

Ghost in the Machine es el nombre de su colaboración con la productora CANADA y que presentaron en Sónar+D 2015. El reto era sumar storytelling con programación de robots industriales, integrando otras técnicas. El trabajo de I+D realizado con Ghost in the Machine tuvieron la posibilidad de ponerlo en práctica de manera casi inmediata: “Nos salió un rodaje de publicidad para una empresa, que por casualidad, utiliza en su proceso industrial los mismos robots. Esto nos permitió desarrollar un “motion control” que pusimos en práctica para realizar este anuncio.

Cada desarrollo técnico no tiene más objetivo que el de establecer un diálogo con el usuario. En el caso de The Ghost in the Machine, la máquina que fotografía el alma, se inspiraron en los textos de filosofía psicológica de Arthur Koestler (“El Cero y el Infinito”, “Las raíces de la coincidencia) el proyecto es un examen futurista del Ego que elegantemente explora la naturaleza humana desde el punto de vista de las máquinas.

Related