Creativity,
Technology
& Business
14, 15, 16, 17
June 2017
Barcelona
Noticias

Entrevista: Vida en Marte y arte en la Luna

10/10/2016

Sónar+D habla con Bernard Foing de la Agencia Espacial Europea sobre que papel pueden jugar los artistas en una comunidad fuera de este mundo.

78.340.000 Kilómetros. Este es el promedio de distancia entre la Tierra y Marte y aunque pueda parecer insalvable, la semana pasada, el camino hacia el planeta rojo se hizo conceptualmente más corto cuando SpaceX anunció su Sistema de Transporte Interplanetario, nuestro nombre de elección para el proyecto Big Fucking Spaceship. En su presentación en la Conferencia Internacional Astronáutica, Elon Musk expuso el plan de su empresa para establecer en un período inferior a 10 años, una colonia permanente en Marte. Aunque esto no supone que debamos empezar a preparar el equipaje para pasar el verano bajo temperatura de -55º, la noticia ha levantado serias cuestiones sobre qué formas podría tomar una civilización fuera de este mundo. Después de todo, una colonia humana autosuficiente presentaría no tan solo retos científicos, sino culturales: como reconfigurar nuestra identidad como especie o dar respuesta a nuevas experiencias.
Cuando apenas se esta empezando a responder a la pregunta ¿Cómo vamos a llegar allí? ya se formula una de nueva: ¿Cómo vamos a adaptarnos?

Estas cuestiones las ha estudiado con detalle Bernard Foing, conocido astrofísico de la Agencia Espacial Europea y director ejecutivo del Grupo de Trabajo Internacional de Exploración Lunar. El foco actual de Foing es la creación de una base permanente en la luna, este “moonvillage” (pueblo lunar), se imagina como un sustituto de la Estación Espacial Internacional (se desmantelará en 2018, pudiéndose extender hasta 2024) y como un trampolín para ir más lejos en la exploración espacial, en concreto, hasta Marte.

En la pasada edición del festival TodaysArt (La Haya) se exploraron algunos de los elementos del “moonvillage” con una maqueta interactiva a gran escala y con una mesa redonda presentada por Sónar+D y moderada por Foing, titulada “Art, Astrophysics and Moonmars” (Arte, astrofísica y “lunamarte”), donde se analizaron las implicaciones científicas y artísticas de las colonias extraterrestres.
Recientemente, Sónar+D a Bernard Foing para conocer su percepción sobre la exploración extraterrestre y sobre si el arte tiene cabida en el vacío del espacio.

Hola Bernard, ¿Crees que estamos viviendo un momento en el que hay un interés particular por el espacio?

Claro, cada vez que lanzamos una misión a la Luna o a Marte sale en las noticias y esto sucede cada año. Creo que el público siempre ha estado interesado por el espacio. La novedad es que hasta ahora todas las misiones han sido robóticas, y por fin, el terreno ya está preparado para enviar humanos, y esto despierta el interés de un público más numeroso.

¿Qué papel tiene el “moonvillage” en este contexto?

La intención es que haya presencia y actividad humanas de manera permanente en la superficie de la Luna. La base se crearía con arquitectura abierta y permitiría multiples usuarios de países diferentes. La comunidad se enfocaría en la ciencia, pero también en la tecnología y el desarrollo económico dentro de un proyecto políticamente pacífico. Desde el punto de vista filosófico, imagino que se trataría de un nuevo renacimiento que tendría lugar fuera de la tierra.

¿Habrá un papel directo para los artistas en esta colonia?

Veo un papel para los artistas como profesionales y como ciudadanos. Creo que todos debemos ser medio artistas y también medio científicos. La mente humana tiene la habilidad de realizar actividades artísticas, científicas y filosóficas, o sea que no deberíamos ponernos dentro de cajas. Todos los artistas profesionales o aficionados pueden ser útiles para reprocesar los datos que obtenemos de la exploración y darles un aspecto humano de cara a la sociedad. También pueden ir más allá de los datos para encontrar nuevos significados y para crear una narrativa de la exploración. Pero también creo que un artista no es tan solo un mensajero sino un actor. Los artistas también pueden participar, preservando los aspectos de humanidad que queremos conservar a medida nos adentremos en este futuro de la exploración espacial.

Obviamente todo esto está todavía un poco lejos. ¿Cómo participan los artistas en este estadio del proyecto?

Trabajamos con unos cuantos artistas que están involucrados con el proyecto de diversas maneras. Por ejemplo, seleccionando obras que se enviaran al espacio. Pero también realizan trabajo de campo, organizando talleres en Bright Collisions de TodaysArt. En este taller hay artistas, diseñadores e ingenieros, sus diferentes vocabularios les enriquecen mutuamente mientras trabajan en el tema común de la exploración espacial.

Cuando el proyecto avance ¿qué tipo de trabajo harán los artistas en Marte?

Esto lo hemos probado en las simulaciones realizadas en “moonmars”. Aislamos un grupo en un ambiente extremo donde solo se podían comunicar por señales de radio. En nuestros equipos siempre intentamos incluir algún humanista, y esto puede ser, por ejemplo, un artista, un antropólogo o un periodista. Por una parte contribuyen a realizar tareas como un miembro más del equipo y por otra, proporcionan un punto de vista humanista de la campaña. Por supuesto depende mucho de si deciden seguir las reglas – no abandonar el hábitat y dejar morir su misión artística, por ejemplo. Los mejores artistas para una misión de este tipo son los que pueden crear y al mismo tiempo participar de todas las tareas necesarias.

Finalmente, debido a los avances tecnológicos, ¿crees que la ciencia de hoy en día influye al arte y no al revés?

Creo que depende del tipo de arte. El cine, por ejemplo, todavía tiene una gran capacidad de influir a la imaginación colectiva. Pero también es cierto que los científicos de hoy en día están descubriendo mundos más ricos y complejos de lo que nunca antes hubiéramos podido imaginar.

Imagen de previsualización de YouTube

Related